SEARCH

Blog

Solo A través de Cristo

  • Masthead Image

  • Masthead Image

  • Masthead Image

  • Masthead Image

  • Masthead Image

¿Conoces esos momentos en los que estás plenamente consciente de tu incapacidad para hacer algo bueno sin la ayuda de Cristo?  Bueno, ahora tengo uno de esos.

 

Sintiéndome completamente indefenso, estaba de rodillas orando en el nombre de Jesús por la salvación de nuestro chico más reciente de Miqueas, Axel.  Cuando recibí un texto esta mañana diciendo que Axel se había ido de la casa Miqueas, la oración era todo lo que podía hacer.  Y eso es por una buena razón: Ningún ser humano puede salvar a otro ser humano.  En nuestra vida cotidiana, podemos esforzarnos por ayudar a los demás, pero al final, Dios es el que hace milagros.

 

Sin embargo, mi corazón se está rompiendo al saber que Axel se fue.  Él viene de un pasado muy duro, plagado de violencia e influencias dañinas. Así que saber que él no está en la Casa Miqueas realmente me duele en corazón.  No obstante, debo retener la verdad de que Dios es el que salva.  De hecho, el nombre hebreo de Jesús significa "el Señor salva". Por lo tanto, los invito a todos a unirse a mí en oración por este pequeño amigo. Vamos a levantarlo en oración para que el Señor lo libere de la tentación y la conmoción.

 

Esta tarde, iba a publicar lo que leerá a continuación: una publicación en el blog de la ex voluntaria de Miqueas Kelsey sobre nuestra experiencia con Axel.  Ofrece una gran visión de lo que experimentamos aquí en Miqueas sobre una base diaria, y ella ha escrito con palabras hermosas y genuinas.  Aunque estoy molesto por Axel hoy, las palabras de Kelsey me ofrecen esperanza y me recuerdan que Dios está en control.

Los muchachos y los jóvenes del Proyecto Miqueas han sufrido un trauma inimaginable... y la única manera de ayudarlos verdaderamente es confiar en la fuerza de Dios, lo que nos permite amarlos incondicionalmente.  Sólo a través de Cristo podemos ayudar a cambiar las vidas de los jóvenes que viven en las calles de Honduras.  Espero que puedas ver algo de esta Verdad en las siguientes palabras...

 

Con una oración humilde, Lucy Wynn; Coordinadora de Comunicaciones del Proyecto Miqueas.

Alimentando corazones hambrientos de amor

Publicado por Kelsey después de regresar a los Estados Unidos la semana pasada

"¿Qué es lo más grande que aprendiste durante tu tiempo en Miqueas?"  Esta es la pregunta más frecuentada (como si el viaje en el avión me hubiera dado suficiente tiempo para procesar esto).  Repasando a través de mi corazón afligido, una respuesta finalmente aparece: "Fe... y amor".

     Cuando vine por primera vez a Miqueas, vine sabiendo que el Señor me amaba y me llamó.  Y si me llamaba, iría, sin hacer preguntas.  (En realidad, las preguntas fueron hechas, simplemente no eran un factor decisivo).  Sabía que el Señor me amaba, sí, pero no tenía idea de cuánto hasta que vi cuánto amaba a estos muchachos... a través de cuánto amor me daba por ellos, sin hacer preguntas.

     Vamos al Punto: Axel Josué.  Nuestro chico más nuevo de Miqueas.  Recién salido de las calles y muy nervioso como vienen todos.  Un explosivo chico de trece años, no tienes que llegar a menos de 100 pies para oír los insultos, las amenazas y los destellos de palabras de maldición.  Bajo y delgado, las amenazas físicas son cómicas (pero si le preguntas a mi cuero cabelludo, el tirón del pelo es real). ¿Habilidades de escuchar?  ¡Sí claro!  Este chico ha gobernado su propia vida en las calles, ¿por qué nuestra palabra causaría algún impacto?

 

     Yo: Ponga el cuchillo. Anna puede cortar la sandía para ti.

     Axel: (Se acerca a mí con un cuchillo en sus manos y un tono amenazante... probándome.)

     Yo: (No retrocede) Dale el cuchillo a Anna.

     Axel: (Mete el cuchillo pero no su bravuconería) Pura mierda. ¡Nadie puede decirme qué hacer!

Axel Josué.  Es definido por todas sus palabras y todas sus acciones, y usted quizá no podría encontrar nada digno de amor.  Pero si no encuentras nada digno de amar, es porque lo has definido mal.  Lo confieso, lo he hecho.  Pero en esos momentos, yo lo estaba definiendo solo por lo malo.

     El punto de inflexión: Michael Miller, un veterano de la compasión incesante.

     El cambio en mi enfoque hacia Axel llegó la mañana en la que yo era su compañero uno-a-uno del día.  Mientras lo seguía alrededor de la propiedad de Miqueas (a menudo a escondidas desde que se especializó en correr fuera de mi vista), Axel agarró la bicicleta de otro chico, la montó y descaradamente se metió a la casa.  Lo perseguí, intenté agarrarlo y mi paciente se agotaba, pero escuche una voz de mamá: "No. No. No. No." Estaba decidido a mostrarle mi amor a través de la disciplina, así que cuando finalmente aparcó a su fiel corcel en su dormitorio le di dos opciones: “Puedes sacar la bicicleta de tu dormitorio o puedes pedirle permiso a Michael para mantenerla en tu habitación.  “En el fondo los niños demandan límites, y así es como decidí amarlo.  Aunque esto puede ser cierto, perdí un elemento esencial: la confianza.  Aún no había construido eso con Axel, así que todos los límites que intentaba establecer para su beneficio no significaban nada para él.  Y así Axel guardó la bicicleta en su dormitorio y salió disparado para volver a hacer lo que quería.  Hasta poder ver lo que él quería era simplemente hacer algo conmigo: jugar Uno. "Cuando saques la bicicleta del cuarto o pidas permiso para tenerla ahí yo jugaré," Logre balancear mi nivel e autoridad para con él.  Axel fue a buscar su bicicleta... pero no para llevarla fuera.  Para hacer círculos. En la sala de estar.  Una y otra vez.  Entonces, ¿qué hice? Fui a buscar a Michael. Para respaldarme. ¿Lo hizo? No.

Yo: ¿Puedes decirle a Axel que lleve la bicicleta afuera? ¡No me está escuchando!

     Michael: En realidad, ahora mismo no me preocupa que tenga la bicicleta dentro.

     Yo: (Me molesta que Axel esté pisoteándonos a todos nosotros y conseguir lo que él quiere y cómo va a saber que lo amamos si lo dejamos ser un monstruo bla bla bla).

 

     Después de no sentirme tan orgullosa de esta piedad por no sentir respetado / me puse de pie, por fin y me disculpé ante Michael por mi resistencia inicial hacia su liderazgo y lo escuché.  Michael graciosamente me explicó que lo que Axel necesita ahora es nuestro amor incondicional.  Un amor que no fue mostrado por sus padres o por las calles o por los refugios que lo habían abusado de más maneras de las cuales puedo compartir. Necesita amor desde lo más  bajo hacia arriba.  La jerarquía de Maslow de las necesidades-nivel básico: aire, agua, alimento.  A continuación, la seguridad.  Este chico necesita que le alimentemos primero.  Eso es.  Y sucesivamente – hasta brindarle seguridad.  Necesita saber que no importa lo poco amoroso que pueda ser hacia nosotros, no lo vamos a dejar.  Con el tiempo, dijo Michael, vamos a empezar a ponerle límites, poco a poco.

     Admito, este enfoque era desconocido para mí.  Pero eso es porque no recuerdo haber pasado por esos primeros pasos.  Me los dieron.  Aprendí que sería alimentada como un bebé.  Con seguridad en los brazos de mi madre.  Axel no lo había hecho.  Por lo tanto, me puse a seguir el consejo de Michael-aunque no se pudiera realizar completamente-para amarlo como un bebé (que sólo pasa a ser lo suficientemente grande y ostentoso para hacer los berrinches mucho más volátiles).  Comida y presencia.  Bueno. ¡Hagamos esto, todos nosotros!  Como un equipo.

Y realmente ha sido un esfuerzo grupal, hemos venido desde todos lados.  Uno de nuestros internos de verano, el principal compañero de Axel, ha tomado el peso de su furia.  ¡Axel aparece mostrando un tono vulgar diciendo "Mi perra!"  El primer día de la visita del grupo de la Primera Iglesia Presbiteriana, Axel se presentó el mismo saltando en una de las mesas de comidas del food court "bailando" (erróneamente, “girando” podría ser una mejor palabra).  "Es nuevo", uno de nuestros misioneros sonrió torpemente a nuestros invitados sorprendidos.  En un momento incluso recuerdo que me dio una palmada.  Con una sonrisa y un brillo en mis ojos, las palabras de Jesús llegaron a mi mente "ponerle la otra mejilla".  Así que lo hice, literalmente.  ¿Respuesta de Axel?  Gran confusión.  Después de una larga mirada perpleja, se alejó.  Nos empezaba a gustar el odio que ya estaba saliendo de él.

     Un poco vislumbre: Una tarde nuestra misionera Jessica llevó a Axel y a unos amigos al cine.  La determinación de Axel de causar caos ciertamente causó una serie de cómo-es-posible-que-le-permitamos-eso – miradas fijas.  Entregándose a su propia reputación Jessica siguió adelante, ella siguió amándolo... y Axel lo notó.  Después de lanzarle las palomitas de maíz, también le lanzó algunas palabras inesperadas: -¿Sabes que te queremos?”  Me imagino a Jessica pensando para sí misma: "No, en realidad no lo hice." Pero entonces Jess notó algo: Axel empezaba a escuchar sin que le dijeran. En pequeñas maneras como recoger la basura o ajustar su cinturón de seguridad.  Una vez que finalmente regresáramos a la propiedad de Miqueas, Axel se volvió hacia el que lo había amado y dijo con sinceridad: “Gracias.”

     Axel Josué.  Desafiante, cuchillos, puños y locura... todo envuelto en un corazón necesitado de amor.  Cuando lo amamos, a menudo no lo entiende.  Y porque no lo entiende, no confía en él.  Pero la confianza toma tiempo, y poco a poco comienza a hacerlo.  Lo he visto.  Él está cambiando.  Ahora que lo pienso, tal vez no es que él esté cambiando en alguien diferente, sino que finalmente está encontrando quién es realmente.  La persona para la cual fue hecho, la persona que se descubre cuando encuentra la seguridad al saber que es amado sin importar qué.  La clase de no me importa nada, no me pueden hacer daño, el que se balanza sobre un cuclillo muy afilado y el que rompe en llanto sobre sus rodillas raspadas  ¿Por qué?  Está empezando a descubrir que somos un lugar seguro para que todas esas heridas al descubierto sean sanadas.

¿Y qué he aprendido en Miqueas?  Fe…amor.  Fe que Dios nos ama no importa qué.  Que su amor es implacable.  Que iría a la cruz y regresar para mostrarnos que no hay insultos, ni puños, ni clavos que pudiéramos arrojar contra él que le impidieran amar sin cesar y que convirtamos el odio en amor.  Y mientras avanzamos paso a paso hacia la confianza de que su amor nunca se detendrá, finalmente encontramos lo que realmente somos. Jesús es el pan que nuestros corazones carentes de amor anhelan.  Ningún otro tipo de amor que he recibido de persona alguna lo cortará.  Ese amor falla; se muere. Literalmente. Todos sabemos en el fondo que la muerte está llegando, si no es metafóricamente, es físicamente.  Por eso estamos tan asustados.  Pero con Jesús, no tenemos que estarlo.  No sólo nos amará hasta la muerte, sino que nos amará y nos dará una nueva vida.  Él mostró a sus discípulos su cuerpo resucitado y les dijo que esparcieran la palabra para que supiéramos que su amor nunca termina.  Y una vez que nos llenamos del amor de Jesús, no importa lo que pase, siempre tenemos el amor que necesitamos para alimentar a los demás.  Y, no te preocupes, hay más que suficiente para seguir adelante.

Kelsey Cratty

Actualización: ¡Axel está de regreso!

Esta imagen es lo que más me gusta de la familia Miqueas.  Nuestro pequeño, Axel, que ha sufrido MUCHA trauma y tragedia a sus trece años, dejó Miqueas el lunes por la mañana sin advertencia y ningún incidente provocando una crisis.  Utilizó pegamento amarillo todo el lunes por la noche y la mayor parte del martes.  Uno de nuestros graduados lo encontró paseando por el mercado al aire libre de Tegucigalpa y terminó trayéndolo de regreso a Miqueas.  Cuando llegó aquí, estaba envuelto en abrazos mientras lloraba abiertamente.  Aquí, el mayor de nuestros chicos de Miqueas, Héctor, y nuestra coordinadora de Miqueas, Paty, lo consuelan.  Su proceso hacia la libertad será largo y duro.  Pero estoy tan agradecido por las personas en su vida que lo aman ferozmente y oran por él todos los días.

Alert!
You are using an outdated browser. Please upgrade your browser to improve your experience.