SEARCH

Blog

  • Masthead Image

  • Masthead Image

  • Masthead Image

  • Masthead Image

  • Masthead Image

Hazlo Grande

Nov. 14, 2016 -- Michael Miller

Edward, nuestro amado, diminuto de 13 años de edad, a quien llamamos Eddie, fue el primer nombre que se llamó este sábado pasado al inicio de nuestra ceremonia anual de graduación.  Cuando lo escuchó, saltó y salió de uno de los dormitorios de Miqueas donde los graduados estaban esperando y listos para pasar por el pasillo de la sala de la que había sido transformada en un auditorio de 150 sillas para el evento. Mientras Eddie desfilaba por la pasarela, nuestros invitados a la graduación en ambos lados de él lo aplaudieron calurosamente, y una enorme sonrisa estalló en su rostro. ¡Qué oportunidad tan increíble para este joven para ser celebrada como un milagroso logro!

¡Sí, Eddie se graduaba del sexto grado!

Espere; ¿qué??? El personal de Miqueas y los misioneros habían pasado semanas meticulosamente planeando una graduación que sería significativa para nuestros cuatro chicos graduando de sexto grado.  ¿Ciento cincuenta invitados, dos pasteles gigantescos, mesas elegantemente puestas para una comida complicada, un trío de cuerda para la música… no es eso un poco excesivo? ¿Por qué lo hacemos tan grande?

Para responder a esa pregunta, tenemos que retroceder cuatro años hasta noviembre de 2012.  Eddie no está en la casa de Miqueas; por el contrario, vive en un callejón lleno de basura en el mercado municipal de Tegucigalpa. Tiene sólo nueve años de edad, y es el más joven de los diez o doce jóvenes que viven en este lugar sin salida. Intentamos entablar una conversación con Eddie, pero él está tan inhalado de pegamento amarillo que apenas puede hablar. Nació a sólo un par de cuadras de este callejón donde una madre con problemas mentales, y las calles son, literalmente, la única vida que ha conocido.

Cuando visitamos su lugar en el callejón, él se acerca a nosotros para pedir comida. Eso es sobre lo único que el realmente sueña: ser capaz de irse a dormir con el estómago lleno. Él no sueña con ser un médico o un piloto como otros niños de nueve años de edad. Incluso él no sueña con graduarse de la escuela secundaria. No estoy aún seguro si el realmente sabe lo que es una escuela. 

Pero a través de los últimos meses del 2012 y a principios de 2013, empezamos a construir una relación de confianza con él. Le traemos a la casa Miqueas durante un par de horas, y, lentamente, comienza a comprender que hay más para la vida que solo vivir en ese callejón.

Finalmente, en abril de 2013, dejó las calles y se unió a la casa Miqueas.

Edward (derecha) y dos de los otros 6 graduados de sexto grado, Junior y Noé, pasaron tiempo juntos en las calles antes de pasar a la casa Miqueas.

Y este pequeño chico nunca miró hacia atrás. Él tomó por los cuernos todo lo que Miqueas le ofreció y no lo dejó. Él puede ser uno de nuestros chicos más pequeños, pero es una gran presencia en nuestro hogar, con habilidades de liderazgo natural y un gran corazón. Él fue capaz de cursar de primero a sexto grado en tan sólo tres años y se prepara para empezar la escuela secundaria el año que viene. 

Así, sí. Cuando celebramos la graduación sexto grado de Eddie, lo hicimos grande.  No sólo celebramos el haber culminado con los cursos. Celebramos la mano poderosa de Dios rescatando a Eddie de ese pozo cenagoso en el cual se encontraba atrapado. Celebramos el hecho de que este niño estaba perdido y que ahora ha sido rescatado de la oscuridad.  ¡Celebramos el poder de la misericordia de Dios  y el amor en la vida de Edward.  Entonces, sí... lo hicimos grande!

Historia de Eddie se repite con matices ligeramente diferentes en los otros tres chicos que se graduaron de sexto grado con él. Noé, que también tiene trece años, había consumido pegamento amarillo por tanto tiempo que cuando entró a Miqueas en marzo de 2014, las primeras semanas que estuvo con nosotros, apenas podía caminar sin tambalearse.  El joven Junior de dieciséis años dejó las calles en noviembre de 2014 después de haber vivido en ellas durante varios años.  Josue de 15 años de edad, talentoso en muchas maneras, entró en la casa  Miqueas este pasado mes de julio después de haber sido golpeado sin piedad por miembros de una mara en la zona de los mercados y haberlo dejado por muerto.

Cada uno tiene una historia terrible que contar sobre su vida pasada en las calles. Pero en el día de la graduación, no se centraron en el pasado. Cada uno tenía una gran sonrisa en su rostro por la graduación celebrada por su grande y amorosa familia de adopción aquí en Miqueas. 

¡Grandes sonrisas, una gran familia, una gran transformación, un gran Dios! 
 

Por cierto, un día muy, muy grande. 

Michael Miller

Alert!
You are using an outdated browser. Please upgrade your browser to improve your experience.