SEARCH

Blog

  • Masthead Image

  • Masthead Image

  • Masthead Image

  • Masthead Image

  • Masthead Image

  • ¡Este 25 de Mayo celebramos el cumpleaños número 14 de Edward! Mientras dábamos gracias a Dios por la vida de este dulce chico, queríamos compartir este blog que escribimos hace unos años sobre él y su hermano y su lucha por dejar atrás la vida de la calle. (sigue leyendo)

  • Jefferson estaba llorando cuando salió del busito ayer por la noche mientras se dirigía hasta la puerta de la casa de Miqueas. Los chicos corrieron fuera de la casa a saludarlo cuando vieron que el busito se estacionó, dando emocionados gritos de alegría. La puerta del busito se abrió y salió Jefferson — y de inmediato fue cargado sobre los hombros de Ismael! Todos los chicos lo abrazaron y le dieron unas palmaditas en la espalda, pero él se mantuvo llorando. Luisito, quien apenas dejó las hace seis meses, y con la característica franca de un niño de la calle, cuestionó, "Hey, ¿por qué lloras?" (siga leyendo)

  • El 12 de Abril, yo vi a un grupo de niños como se agrupaban alrededor de una lona larga en la grama de la Casa Miqueas y empezaron a pintar un mural. Habiamos invitado a catorce chicos quienes duermen en las calles del centro de Tegucigalpa a pasar una tarde con nosotros y conmemorar el Dia Internacional del Niño de la Calle. Mientras los chicos comenzaban a pintar, me di cuenta que cada uno de estos jovenes tenian algo que decir, y que tan importante era para ellos expresar sus historias en las lonas. David pinto una remarcable imagen de Jesus, mientras que Yovany pinto una gran cruz rodeada de un corazon. Axel Rafael, aunque no sabe leer ni escribir, trabajo para escribir las letras de su primer nombre y, a continuación, dejó sus manos pintadas junto a su nombre pintura verde brillante... (siga leyendo)

  • El 18 de Marzo, la familia Miqueas en Honduras se reunio para conmemorar el aniversario de la muerte de nuestro muchacho, Axel Lopez. A la edad de dieciocho años, Axel fue abatido y vilvemente asesinado en el area de los mercados de Tegucigalpa, la misma parte de la ciudad donde pasó su infancia caótica. Para entonces, ya estaba fuera de la la Casa Miqueas y de vuelta en las calles durante un par de años, a pesar de nuestros mayores esfuerzos para darle la ayuda que necesitaba... (sigue leyendo)

  • Los corazones rotos encontrar misericordia. Si hay una frase simple que describe lo que el Proyecto Miqueas se trata, es que uno, que es parte de una canción escrita por nuestro amigo Sherdonna Denholm y dedicada al Proyecto Miqueas. Cuando un niño hace la valiente decisión de salir de la servidumbre de la vida en la calle detrás de él, se encuentra con gran amor y la misericordia del Señor vivieron día a día en la familia Miqueas. Esa es la mayor misión del Proyecto Miqueas....(Siga Leyendo)

  • JAgosto 20, 2015 -- Michael Miller

    Junio 19, 2015. Siete días después de que Jeff se convierte en un niño de Miqueas. Este ha sido uno día duro. Jeff está en pleno proceso de desintoxicación importante como su trece años de edad, su cuerpo lucha contra la adicción a la cocaína. Puede ver la angustia interna escrita en su rostro como su cuerpo y mente grito por sus deseos adictivos que deben cumplirse. Esta tarde, él se molesta más de un problema con un balón de fútbol y entra en modo de fusión a gran escala. Él empieza a gritar obscenidades a cualquiera que esté en la sala de estar en el momento. Al darse cuenta de un cuchillo en la cocina donde nuestro cocinero Aida está preparando la cena, que se rueda y lo agarra. A medida que comienza hacia la puerta principal de la casa, no se sabe muy bien si va después de uno de los otros chicos con el cuchillo o si tiene la intención de hacerse daño.... (siga leyendo)

  • Mientras yo viva, nunca olvidaré la noche del pasado Febrero en el que todos los chicos de Miqueas cayeron de rodillas llorando ante el Señor. Estábamos en la primera noche de nuestro retiro espiritual, en la cima de una montaña cerca de tres horas de Tegucigalpa. Era una noche fría, y todos estábamos envuelto en varias carpas cuando nos reunimos para la sesión de la tarde. Acabábamos de empezar con un par de canciones y un drama chistoso, cuando de repente, sin que nadie estuviera como un líder, nuestros chicos comenzaron a llorar... (siga leyendo)

  • Nunca olvidaré una tarde fría, nublado en diciembre pasado, cuando caminaba por el centro de Tegucigalpa. Era tan sólo dos días antes de Navidad, y yo estaba haciendo algunos mandados antes de regresar a Miqueas. Parecía como si toda la ciudad estuviera fuera de casa esa tarde, corriendo como locos para comprar los regalos para amigos y familiares en los últimos minutos... (siga leyendo)

  • "Mientras escribo esta nota, hecho un vistazo de re-ojo a nuestras cámaras de seguridad. José Daniel está en la puerta en busca de algo de comida para comer. Le invitamos a que pase adelante, le permitimos darse una ducha para lavar la mugre que carga y le damos una camisa nueva. Juega video juegos con los otros chicos de Miqueas por un tiempo y un poco de baloncesto. Vamos a preguntarle si quiere quedarse, le preguntamos si se quiere quedar, pero el pone excusas en para luego regresar a las calles en uno o dos horas. Cuando regresa a la puerta de la casa, ronda una de las esquinas de la casa en busca de su bote de resistol que lo tenía escondido en un hoyo. .. (siga leyendo)

  • Durante mucho tiempo, miembros de la familia de los chicos de Miqueas han estado pasando por circunstancias difíciles que las llevan a cabo: el hambre, la soledad, el dolor, la tragedia, la violencia, resentimiento, etc. Podría mencionar muchos más problemas que tienen estas familias, pero estos son sólo algunos de los que vienen a Miqueas con la intención de recibir ayuda.

    Ellos dicen: "Aquí me pueden ayudar...” (siga leyendo)

  • El otro día me encontré en un estado de ánimo al cual yo llamo un "funk". Normalmente yo uso este término para describir cuando me siento aburrida o irritada, pero no sé muy bien de donde vienen esos sentimientos. Me sentí abrumado e irritada por muchas cosas... (siga leyendo)

  • Hubo una corriente de alegría zumbando a través de la casa Miqueas el 6 de septiembre, el día de la boda de Pedro. Dos grandes marquesinas fueron martilladas en su lugar en el jardín junto a la casa, y nuestros hijos estaban ayudando a la creación de sillas y mesas en nuestro jardín delantero para la recepción. Los músicos estaban practicando sus piezas y arreglos de flores apenas habían llegado y estaban siendo fijados cuidadosamente en su lugar. Habíamos fregado la casa en sí Miqueas de arriba a abajo y parecía ser brillante a la espera de lo que iba a pasar aquí. Nuestros cocineros estaban preparando la comida para 150 personas, y los olores de la deliciosa banquete de recepción estaban flotando fuera de su cocina y haciendo agua la boca por toda nuestra propiedad... (siga leyendo)

  • Vine a Miqueas en 2006. En 2005 empecé a trabajar en la Escuela Internacional de Tegucigalpa (www.internationalschool.hn), y dos compañeras de trabajo que se habían graduado de la Universidad Wheaton eran voluntarias en Miqueas durante los fines de semana. Rachael y Erin me hablaron del proyecto, lo que estaba haciendo y la forma en que estaban involucrados. Pensé que sonaba como una gran oportunidad y se mantuvo guardad en mi cabeza... (siga leyendo)

  • El Gozo: El gozo fue el que sorprendió este pasado Junio en Honduras. En medio de tanta oscuridad y dolor, las sonrisas que salían de las caras de la gente me dejaron sin habla. Uno de los días completos que estuvimos ahí, Michael, Stephen, mi mama, y yo fuimos a visitar a Marvincito a un centro de rehabilitación. Marvincito ocupa un lugar muy especial en mi corazón porque él fue el primer chico de Miqueas que vi en las calles y tuve la oportunidad de apreciar un poco más de su vida. Había tenido la oportunidad de visitarle durante su tiempo de rehabilitación, pero no desde que regreso a las calles por más, y por eso estaba muy ansiosa por ver como estaba... (siga leyendo)

  • Siempre corriendo, pero sin lugar a donde ir. Sólo calles y rincones llenos de basura, edificios y callejones abandonados. Golpeado por la policía y condenado por la sociedad. Sin voz. No merece la pena. No hay nada a lo que agarrarse y no hay esperanza para el mañana. La mera supervivencia. ¿Por qué siquiera pensar en el mañana cuando no se sabe lo que va a comer o dónde vas a dormir esta noche? ¿Qué quiere decir, incluso a soñar con el futuro? siga leyendo)

Alert!
You are using an outdated browser. Please upgrade your browser to improve your experience.